Nosotras también queremos jugar

August 21, 2016

Permítanme que les hable de mujeres en remakes de películas sin la óptica feminista, permítanme que les hable por unos momentos como mi yo infantil, esa niña que jugaba en el recreo a ser guerrero Luna, cuyo primer disfraz de Halloween con 8 años fue el de Elvira Mistress of Darkness, o que con 13, cuando salió Mulán, se pasó un verano entero viéndola todos los días a la hora de comer. Las niñas como yo, nos agarrábamos con uñas y dientes a los pocos referentes que nos brinndaba la industria del entretenimiento: Sailor Moon, Rowanne (la amiga del Príncipe Valiente que luchaba y quería ser caballero), Xena, SheRa (la hermana de HeMan), los componentes femeninos de X-Men... y cuando salió Buffy Cazavampiros ya fue el recopetín, pero no podemos negar que el porcentaje con respecto a los héroes masculinos, era muy inferior.

 

Esa niña ayer vio Cazafantasmas y lo gozó mucho. Y por eso, aunque comprende la polémica, no puede evitar sentir cierta tristeza.

 

 

 
Como adulta comprendo que no esté teniendo los resultados esperados en taquilla. Por mucha comedia romántica que hayan hecho Kristen Wiig y Melissa McCarthy, este producto no va dirigido a la espectadora a la que esas comedias iban dirigidas. Somos cada vez más mujeres a las que nos gustan los productos de fantasía, ciencia ficción, etc, pero aun no somos mayoría, no vamos a negarlo, y a la mujer media los Cazafantasmas, se la traen al pairo. Si a eso le sumamos la cantidad de hombres que ven con malos ojos, no ya solo el feminismo, sino que se cambien personajes que eran totems para ellos para acercarlos a nosotras, porque "les rompen la infancia", pues ahí tenemos los resultados.

 

Poner a una tia que luche y lo parta en igualdad con los personajes masculinos principales, está aceptado por el espectador masculino medio (aun más si está buena), y además es un aliciente para que la novia media acceda a a acompañarle al cine y no se aburra, pero es una locura esperar que los hombres fans del género acudan en masa a ver una película de su infancia, interpretada por mujeres, y que encima no son una hotties.

 

Esta polémica está también presente en el mundo del cómic con motivo de los nuevos lanzamientos de superhéroes clásicos que le pasan el relevo a mujeres, como en los casos de Lobezna, Iron Man o Thor. Pero también ha pasado en los videojuegos. Y es que existe un cierto porcentaje de consumidores que no ve con buenos ojos que le toquen sus totems de la infancia y pasen a estar protagonizados por mujeres. Os encanta que nos gusten estos temas, pero luego no nos queréis dejar jugar con vosotros.

 

 Lobezna, dibujada por el español David López.

 

Es cierto que es mejor crear historias nuevas en las que las protagonistas sean mujeres, en vez de rehacer el pasado, pero la industria del entretenimiento parece querer hacer enmienda como un Papa que pide perdón por Las Cruzadas siglos después. Ya en la última versión animada de Cazafantasmas (El Regreso de los Cazafantasmas, 1997) había una chica y además un chico en silla de ruedas, muy con la integración. Y racionalmente entiendo las quejas sobre demasiada proliferación de reboots y remakes, pero emocionalmente, me encanta tener una mujer cazafantasmas, aunque llegue francamente tarde. Un producto te llega más cuanto mayor nivel de identificación tienes con el personaje: si hubiese habido al menos una chica cazanfantasmas en la primera peli, me habría pasado muchos carnavales disfrazada de ella.

 

Todos queríais que se hiciese otra peli de Cazafantasmas, pero los actores ya están mayores (o muertos en el caso de Harold Ramis) y no querían hacer una tercera parte; ¿preferíais realmente que se hiciese con otros actores masculinos rollo Hermanos de Leche? Puestos a tener que cambiar los actores, ¿qué importa que esos actores tengan pechos?

 

Dejadnos entrar en la casita del árbol.

 

El caso es que ya sea por feminismo o por propio proceso natural de evolución cultural, las mujeres poco a poco vamos importando más para la industria del entretenimiento, pero aun queda mucho por hacer, y el ritmo lo marcan los consumidores. En el Campamento Krypton nº78 ya hablamos un poco de este tema. Os dejo aquí el link por si lo queréis escuchar.

 

Guardar

Please reload

Featured Posts

Ser un poco chico

July 1, 2016

1/2
Please reload

Recent Posts

September 7, 2016

August 9, 2016

July 14, 2016

July 1, 2016

Please reload

Archive